FastRunner, el robot-avestruz financiado por DARPA

Gran parte de los avances tecnológicos que hoy en día disfrutamos proceden de líneas de investigación que cuentan con financiación vinculada a actividades de índole militar, un hecho que también suele darse en proyectos de investigación y desarrollo relacionados con la robótica que también son financiados por fondos vinculados a departamentos militares. La verdad es que algunos de los proyectos que se han ido conociendo dejan una sensación un poco extraña puesto que los robots tienen un aspecto algo imponente (casi inquietante) y te hacen pensar en la singularidad tecnológica (como PETMAN y AlphaDog). No hace mucho, el Dr. Russ Tedrake, del MIT, presentó un trabajo preliminar sobre un proyecto, vinculado a DARPA, en el que se abordará la construcción de un robot bípedo que, inspirado en un avestruz, sea capaz de correr a gran velocidad.

El Dr. Tedrake impartió una conferencia en la Universidad Carnegie Mellon en la que presentó en sociedad su nuevo proyecto, un robot bastante interesante y, sobre todo, un proyecto que si se llega a realizarse supondrá un gran hito en en el campo de la robótica. FastRunner, que está inspirado en un avestruz, es un robot con el que se pretende alcanzar los 32 Kilómetros por hora de velocidad (en una estimación conservadora) y que tendrá un actuador independiente por cada una de las dos piernas que tendrá el robot. Además, si ya de por sí el reto tecnológico es complejo, el equipo de investigación de Tedrake se ha fijado como objetivo un peso no superior a 30 kilogramos en un robot que tendrá una altura de un metro y cuarenta centímetros.

El proyecto se enmarca dentro de un desafío de DARPA para construir un robot que sea capaz de correr a una velocidad mayor de 40 kilómetros por hora y que, como otros proyectos relacionados con la robótica, tiene un aspecto que parece sacado de algún videojuego o alguna película de ciencia-ficción puesto que la forma y aspecto de los primeros bocetos, a pesar del aspecto con un avestruz, propician el hecho de sentir un escalofrío al verlos (aunque sea en una simulación).

Este no es el único proyecto de investigación que persigue el desarrollo de un robot capaz de correr, sin embargo, ¿qué utilidad puede tener un robot de estas características? Cuando hablamos de Alpha Dog comentamos que este robot cuadrúpedo tenía la misión de moverse por terrenos difíciles en los que no era viable un sistema que utilice ruedas o cualquier otro sistema rodante y, quizás, FastRunner no tenga una aplicación comercial específica pero es un magnífico campo de pruebas para perfeccionar el movimiento artificial que luego pueda exportarse a exoesqueletos (para asistencia de personas, para la carga y transporte, etc) o a prótesis robóticas.

FastRunner, el robot-avestruz financiado por DARPA
Tagged on: